viernes, 26 de septiembre de 2014

Romancero tradicional

Romance de Delgadina
(versión española)
Un rey tenía tres hijas,
Tres hijas como la plata.
La más pequeña de ellas
Delgadina se llamaba.
Un día estando a la mesa
Su padre la remiraba.
--¿Qué me miras, padre mío,
que me miras a la cara?
--Te miro una cosa hija
que has de ser mi enamorada.
--No lo querrá Dios del cielo
ni la Virgen soberana
que mi madre sea suegra
y mis hermanas cuñadas.
--Alto, alto, mis criadas,
a Delgadina matarla.
Y si no la queréis matar,
Encerrarla en una sala.
No la deis de beber,
Ni tampoco de comer
Mas que un poco de agua turbia
Y una sardina salada.
Han pasado siete días.
Asomada a una ventana
Ha visto a sus hermanitas
Bordando juegos de plata.
--Hermanas, si sois hermanas
Darme una jarra de agua,
Mas de sed que no de hambre
A Dios entrego mi alma.
--Retírate Delgadina,
Delgadina desgraciada,
si mi padre lo supiera
la cabeza nos cortara.
Delgadina se retira
Triste y desconsolada.
Con lágrimas en los ojos
Iba regando la sala.
Han pasado siete días.
Se ha asomado a otra ventana.
Ha visto a su tierna madre
Peinando sus bellas canas.
--Madre, si usted es mi madre,
deme una jarra de agua,
mas de sed que no de hambre
a Dios entrego mi alma.
--Retírate Delgadina,
Delgadina desgraciada,
que por ti no como en mesa
ni tampoco duermo en cama.
Delgadina se retira
Triste y desconsolada.
Con lágrimas en los ojos
Iba regando la sala.
Han pasado siete días.
Se ha asomado a otra ventana
Y allí estaba su padre.
--Padre, si usted es mi padre,
deme una jarra de agua,
mas de sed que no de hambre
a Dios entrego mi alma.
--Hija yo te lo daré
si tu cumples mi palabra.
--Padre yo la cumpliré
aunque sea de mala gana.
--Alto, alto, mis criadas,
a Delgadina agua darle;
unas con jarras de oro
y otras con jarras de plata.
A llegar a Delgadina
Ya nada le hacía falta:
Una fuente había a su lado
Y ya estaba amortajada.

Delgadina. Corrido mexicano del siglo XVIII basado en el romance español
Un buen rey tenía tres hijas
muy hermosas y galanas
la más chiquita de todas
Delgadina se paseaba
de la sala a la cocina,
con su vestido de seda
que su pecho le ilumina.
-Levántate, delgadina
ponte tu falda de seda,
pa' que vayamos a misa
a la ciudad de Morelia.
Cuando salieron de misa,
su papá le platicaba:
-Delgadina, hija mía,
tú serás mi prenda amada.
-Ni lo quiera dios del cielo,
¡Ni la virgen soberana!
Que es ofensa para mi madre
y perdición de mi alma.
-Júntense mis once criados,
encierren a Delgadina;
Si les pide de comer,
no le den comida fina.
-Mamacita de mi vida,
un favor te estoy pidiendo,
que me des un vaso de agua
que de sed estoy muriendo
-Ay hijita de mi vida,
no te puedo dar el agua,
si lo sabe el rey tu padre,
a las dos nos quita el alma.
-Papacito de mi vida,
un favor te estoy pidiendo,
que me des un vaso de agua
tu castigo estoy sufriendo.
-Júntense mis once criados,
llévenle agua a Delgadina,
en unos vasos dorados
y otros de cristal de china.
Cuando entraron al cuarto,
Delgadina estaba muerta,
con sus ojitos cerrados
y con su boquita abierta.
La cama de Delgadina
de ángeles está rodeada,
y la cama del rey su padre
de demonios apretada.

Mambrú (Versión mexicana)
Mambrú se fue a la guerra,
¡qué dolor, qué dolor, qué pena!,
Mambrú se fue a la guerra,
no sé cuando vendrá.
Do, re, mi, fa, sol, la,
no sé cuando vendrá.
Vendrá para la Pascua,
chipirín, chipirín, chin chin,
vendrá para la Pascua
o para Trinidad.
Do, re, mi, fa, sol, la,
o para Trinidad.
La Trinidad se pasa,
chipirín, chipirín, chin chin,
la Trinidad se pasa,
Mambrú no vuelve más.
Do, re, mi, fa, sol, la,
Mambrú no vuelve más.
Mambrú se ha muerto en guerra,
chipirín, chipirín, chin chin,
Mambrú se ha muerto en guerra,
lo llevan a enterrar.
Do, re, mi, fa, sol, la,
lo llevan a enterrar.
Con cuatro oficiales,
chipirín, chipirín, chin chin,
con cuatro oficiales,
y un cura sacristán.
Do, re, mi, fa, sol, la,
y un cura sacristán.
Arriba de su tumba,
chipirín, chipirín, chin chin,
Arriba de su tumba,
un pajarito va.
Do, re, mi, fa, sol, la,
un pajarito va.
Cantando el pío-pío,
chipirín, chipirín, chin chin,
cantando el pío-pío,
y el pío-pío pa.
Do, re, mi, fa, sol, la,
y el pío-pío pa.

ROMANCE DEL MORO ALATAR

De Granada parte el moro
que Alatar se llamaba,
primo hermano de Bayaldos,
al que el Maestre matara,
caballero en un caballo
que de diez años pasaba,
tres cristianos se le curan,
el mismo le da cebada;
una lanza con dos hierros
que treinta palmos pasaba,
hízola aposta el moro
para bien señorearla;
una adarga ante sus pechos
toda nueva y cotellada;
una toca en su cabeza
que nueve vueltas le daba,
los cabos eran de oro,
de oro, de seda y de grana;
lleva el brazo arremangado,
so la mano alheñada.
Tan sañudo iba el moro,
que bien demuestra su saña,
que mientras pasa la puente,
nunca al Darro le miraba.
Rogando iba a Mahoma,
a Mahoma suplicaba,
que le muestre algún cristiano
en que ensangriente su lanza.
Camino va de Antequera,
parecía que volaba,
solo va, sin compañía,
con una furiosa saña.
Antes que llegue a Antequera,
vido una seña cristiana,
vuelve riendas al caballo
y para ella le guiaba,
la lanza iba blandiendo,
parecía que la quebraba.
Saliósele a recibir
el Maestre de Calatrava,
caballero en una yegua,
que ese día la ganara,
con esfuerzo y valentía
a ese alcaide del Alhama;
de todas armas armado,
hermoso se divisaba,
una veleta traía
en una lanza acerada.
Arremete el uno al otro,
el moro gran grito daba,
diciendo: -¡Perro cristiano,
yo te prenderé la barba!
El Maestre entre sí mismo
a Cristo se encomendaba.
Ya andaba cansado el moro,
su caballo ya aflojaban;
el Maestre, que es valiente,
muy gran esfuerzo tomaba.
acometió recio al moro,
la cabeza le cortara.
El caballo, que era bueno,
al rey se lo presentaba,
la cabeza en el arzón,
porque supiese la causa.

SALE LA ESTRELLA DE VENUS –Lope de Vega

Sale la estrella de Venus
al tiempo que el sol se pone,
y la enemiga del día
su negro manto descoge,
y con ella un fuerte moro
semejante a Rodamonte
sale de Sidonia airado,
de Jerez la vega corre,
por donde entra Guadalete
al mar de España, y por donde
Santa María del Puerto
recibe famoso nombre.
Desesperado camina,
que siendo en linaje noble,
le deja su dama ingrata
porque se suena que es pobre;
y aquella noche se casa
con un moro feo y torpe
porque es alcaide en Sevilla
del Alcázar y la Torre.
Quejándose tiernamente
de un agravio tan inorme,
y a sus palabras la vega
con dulces ecos responde:
«—Zaida, dice, más airada
que el mar que las naves sorbe,
más dura e inexorable
que las entrañas de un monte,
¿cómo permites, cruel,
después de tantos favores,
que de prendas de mi alma
ajena mano se adorne?
¿Es posible que te abraces
a las cortezas de un roble,
y dejes el árbol tuyo
desnudo de fruta y flores?
Dejas tu amado Gazul,
dejas tres años de amores,
y das la mano a Albenzaide,
que aun apenas le conoces.
Dejas a un pobre muy rico
y un rico muy pobre escoges,
pues las riquezas del cuerpo
a las del alma antepones.
Alá permita, enemiga,
que te aborrezca y le adores,
y que por celos suspires
y por ausencia le llores,
y que de noche no duermas,
y de día no reposes,
y en la cama le fastidies,
y que en la mesa le enojes,
y en las fiestas, en las zambras,
no se vista tus colores,
ni aun para verlas permita
que a la ventana te asomes;
y menosprecie en las cañas,
para que más te alborotes,
el almaizar que le labres
y la manga que le bordes;
y se ponga de su amiga
con la cifra de su nombre,
a quien le dé los cautivos
cuando de la guerra torne;
y en batalla de cristianos
de velle muerto te asombres,
y plegue a Alá que suceda
cuando la mano le tomes,
que si le has de aborrecer,
que largos años le goces,
que es la mayor maldición
que pueden darte los hombres—».
Con esto llegó a Jerez
a la mitad de la noche;
halló el palacio cubierto
de luminarias y voces,
y los moros fronterizos
que por todas partes corren,
con sus hachas encendidas
y con libreas conformes.
Delante del desposado
en los estribos alzóse;
arrojóle una lanzada
de parte a parte pasóle;
alborotóse la plaza,
desnudó el moro un estoque,
y por mitad de la gente
hacia Sidonia volvióse.



viernes, 19 de septiembre de 2014

Sonetos modernistas


LA DULZURA DEL ÁNGELUS…- Rubén Darío

La dulzura del ángelus matinal y divino
que diluyen ingenuas campanas provinciales
en un aire inocente a fuerza de rosales,
de plegaria, de ensueño de virgen y de trino
              
de ruiseñor, opuesto todo al rudo destino
que no cree en Dios... El áureo ovillo vespertino
que la tarde devana tras opacos cristales
por tejer la inconsútil tela de nuestros males
              
todos hechos de carne y aromados de vino...
Y esta atroz amargura de no gustar de nada,
de no saber adónde dirigir nuestra prora
              
mientras el pobre esquife en la noche cerrada
va en las hostiles olas huérfano de la aurora...

(¡Oh, suaves campanas entre la madrugada!)

A MIS VERSOS –Salvador Díaz Mirón

Insensibles a fiestas y grimas
y con alas de luz de centellas,
pero esquivos a cautas doncellas,
difundíos por gentes y climas.
No sois gemas inmunes a limas
y con lampos de fijas estrellas,
sino chispas de golpes y mellas
y ardéis lascas de piedras de simas.
Pero hay siempre valer en las rimas.
Por que duran refranes? Por ellas,
y no suelen llevarlas opimas.
Id, las mías, deformes o bellas:
inspirad repugnancias o estimas,

pero no sin dejar hondas huellas.

TRES ANTISONETOS DE STORNI

A EROS -Alfonsina Storni

He aquí que te cacé por el pescuezo
a la orilla del mar, mientras movías
las flechas de tu aljaba para herirme
y vi en el suelo tu floreal corona.
Como a un muñeco destripé tu vientre
y examiné sus ruedas engañosas
y muy envuelta en sus poleas de oro
hallé una trampa que decía: sexo.
Sobre la playa, ya un guiñapo triste,
te mostré al sol, buscón de tus hazañas,
ante un coro asustado de sirenas.
 Iba subiendo por la cuesta albina
tu madrina de engaños, Doña Luna,
y te arrojé a la boca de las olas.

RÍO DE PLATA EN ARENA PÁLIDO - Alfonsina Storni

¿De qué desierto antiguo eres memoria 
que tienes sed y en agua te consumes 
y alzas el cuerpo muerto hacia el espacio 
como si tu agua fuera la del cielo?
Porque quieres volar y más se agitan 
las olas de las nubes que tu suave 
yacer tejiendo vagos cuerpos de humo 
que se repiten hasta hacerse azules.
Por llanura de arena viene a veces 
sin hacer ruido un carro trasmarino 
y te abre el pecho que se entrega blando.
Jamás lo escupes de tu dócil boca; 
llamas al cielo y su lunada lluvia 
cubre de paz la huella ya cerrada.


EL HIJO - Alfonsina Storni 

Se inicia y abre en tí, pero estás ciega
para ampararlo y si camina ignoras
por flores de mujer o espada de hombre,
ni qué alma prende en él, ni cómo mira.
Lo acunas balanceando, rama de aire,
y se deshace en pétalos tu boca
porque tu carne ya no es carne, es tibio
plumón de llanto que sonríe y alza.
Sombra en tu vientre apenas te estremece
y sientes ya que morirás un día
por aquél sin piedad que te deforma.
Una frase brutal te corta el paso
y aún rezas y no sabes si el que empuja
te arrolla sierpe o ángel se despliega.

viernes, 5 de septiembre de 2014

Elegías

ELEGÍA A RAMÓN SIJÉ - Miguel Hernández

(En Orihuela, su pueblo y el mío, se me ha
muerto como del rayo Ramón Sijé, con quien
tanto quería.)

Yo quiero ser llorando el hortelano
de la tierra que ocupas y estercolas,
compañero del alma, tan temprano.

Alimentando lluvias, caracolas
y órganos mi dolor sin instrumento,
a las desalentadas amapolas

daré tu corazón por alimento.
Tanto dolor se agrupa en mi costado,
que por doler me duele hasta el aliento.

Un manotazo duro, un golpe helado,
un hachazo invisible y homicida,
un empujón brutal te ha derribado.

No hay extensión más grande que mi herida,
lloro mi desventura y sus conjuntos
y siento más tu muerte que mi vida.

Ando sobre rastrojos de difuntos,
y sin calor de nadie y sin consuelo
voy de mi corazón a mis asuntos.

Temprano levantó la muerte el vuelo,
temprano madrugó la madrugada,
temprano estás rodando por el suelo.

No perdono a la muerte enamorada,
no perdono a la vida desatenta,
no perdono a la tierra ni a la nada.

En mis manos levanto una tormenta
de piedras, rayos y hachas estridentes
sedienta de catástrofe y hambrienta.

Quiero escarbar la tierra con los dientes,
quiero apartar la tierra parte a parte
a dentelladas secas y calientes.

Quiero minar la tierra hasta encontrarte
y besarte la noble calavera
y desamordazarte y regresarte

Volverás a mi huerto y a mi higuera:
por los altos andamios de las flores
pajareará tu alma colmenera

de angelicales ceras y labores.
Volverás al arrullo de las rejas
de los enamorados labradores.

Alegrarás la sombra de mis cejas,
y tu sangre se irán a cada lado
disputando tu novia y las abejas.

Tu corazón, ya terciopelo ajado,
llama a un campo de almendras espumosas
mi avariciosa voz de enamorado.

A las aladas almas de las rosas...
de almendro de nata te requiero,:
que tenemos que hablar de muchas cosas,
compañero del alma, compañero.


ELEGÍA - Jorge Cuesta

Después que mis ojos comprobaron que ya no la veía,
después que mis oídos penetraban en vano el silencio
que sus ruidos abandonaron, sus paseos, sus palabras,
y que la muerte me dio una impresión certera y durable de su vacío,
la lluvia invadió súbitamente con su presencia nueva
mis sentidos desolados, y se apoyó mi vida en sentirla.
Y cuando alguien vino a hablarme de la civilización europea,
en vez de la lluvia, vi los trenes de Europa y sus paisajes a los lados,
los castillos que no hay en América y recordé el castillo de Windsor
y cuando me estiré para verlo hasta que se perdía.
Pero se trataba de la fatiga de la vida,
de la pérdida de su frescura religiosa,
de la revolución social y de los hombres que no tienen ninguna fe
y se asoman a los ruidos confusos para discernir una voz,
y ven las nubes informes para sorprender una figura.
¿Y yo qué fe tenía?. Yo hablaba de la fe y eso me hacía vivir
durante ese momento como tenerla hacía vivir más largamente,
y en los huecos de mi pensamiento y de mis palabras
renacía la lluvia y la puerta que enmarcaba sus hilos
y el tejado enfrente de donde escurrían los chorros más gruesos.
Pero hay todavía huecos que no se abren ya sobre otra cosa distinta,
que no ven a otra lluvia, ni a más imágenes ni a más recuerdos:
hay huecos que se abren sólo a un vacío silencio
de donde ella partió y donde nada crece.

Soneto XXIII - Garcilaso de la Vega

  En tanto que de rosa y azucena
se muestra la color en vuestro gesto,
y que vuestro mirar ardiente, honesto,
enciende al corazón y lo refrena;
   y en tanto que el cabello, que en la vena
del oro se escogió, con vuelo presto,
por el hermoso cuello blanco, enhiesto,
el viento mueve, esparce y desordena;

   coged de vuestra alegre primavera
el dulce fruto, antes que el tiempo airado
cubra de nieve la hermosa cumbre.

   Marchitará la rosa el viento helado,
todo lo mudará la edad ligera,
por no hacer mudanza en su costumbre.

viernes, 15 de agosto de 2014

POESÍA 2015-1

El objetivo general del curso es proporcionar a los alumnos las herramientas necesarias para poder leer y analizar poesía a partir de un examen minucioso de las palabras, las estructuras, los sonidos y los contextos a partir de los cuales se genera la misma. El curso comprenderá aspectos teóricos de la lectura sin dejar de lado la práctica de la misma al interior del salón de clases. La lectura de los distintos poemas durante el curso se complementará con algunos ensayos sobre poesía.

1) INTRODUCCIÓN: ¿qué es la poesía?
2) LA METÁFORA:
- reflexiones en torno a la metáfora
- la metáfora convencional y la metáfora creativa
- lo literario y lo ideológico
3) OTROS TROPOS:
- personificación
- símil
- metonimia
- sinestesia
4) EL VERSO
-verso en arte mayor, arte menor, verso libre
- métrica
- rima, asonancia, aliteración
- prosa poética
5) ESTILO
- sintaxis
- gramática
- dicción
6) TRAMPAS DE LA POESÍA
- ironía
- ambigüedad
- polisemia
7) EL PROBLEMA DE LA VOZ POÉTICA
8) FACTORES SEMÁNTICOS vs FACTORES NO SEMÁNTICOS
9) CONTEXTOS
10) LA DIMENSIÓN GRÁFICA DE LA ESCRITURA Y LA LECTURA.

 EVALUACIÓN

20% Participación y asistencia
40% Primer examen
40% Segundo examen


jueves, 14 de agosto de 2014

Avisos Lit. Ing. IV

Queridos alumnos,

Les aviso que SÍ tendremos nuestra sesión sobre el uso de la base de datos ECCO el martes que entra (así que tendrán otra semana más para terminar de leer lo de Milton y Dryden). No me han confirmado salón pero nos vemos en el 205 y de ahí nos movemos.

Por otro lado, les aviso que muy probablemente vamos a tener que cambiar la clase de día al jueves de 11 a 13 hrs. y de sede al anexo por problemas con los hoararios del colegio. Avísenme por favor si esto causa algún problema.

Saludos 
Gabriela